Eremu Meharrak

El lugar donde las líneas de campo se estrechan.

Receta secreta: Jabón Verde

Esta vez os presento una receta de jabón específico para el afeitado, y se trata de jabón duro, en pastilla.

También se puede hacer una variedad más blanda, sustituyendo parte de la sosa cáustica (NaOH) por potasa cáustica (KOH), pero no tengo práctica con la potasa, y el jabón duro se ha usado desde hace muchísimo tiempo para el afeitado, con ayuda de una brocha adecuada (se pueden comprar en cualquier droguería o supermercado).

En realidad cualquier jabón sirve para afeitarse, sobre todo jabones con abundante espuma compacta; pero este tiene dos particularidades que lo hacen especialmente indicado:

  • Aceite de ricino: se trata de uno de los pocos aceites que contienen ácido ricinoléico, que al saponificar es capaz de formar una espuma espesa y que tiene fama de humedecer (y ablandar) bastante bien la barba. De hecho el ricinoléico compone el 80-90% de los ácidos grasos de este tipo de aceite.
  • Arcilla: proporciona al jabón cierta propiedad “resbaladiza”, para que las cuchillas deslicen mejor. También seca un poco la piel, así que se puede variar la cantidad si se tiene piel grasa (como en mi caso), o piel seca. He usado arcilla verde, que es la que tenían en la tienda, y también tiene buena fama para pieles grasas (para pieles normales o secas dicen que va mejor el caolín, o arcilla blanca, pero no se si es cierto o no).

Por lo demás, se trata de un jabón corriente, aunque comparado con mis recetas habituales tiene una proporción superior de aceite de coco (abundante espuma) y aceite de palma (espuma estable y cremosa), lo cual también ayuda a conseguir un jabón más firme y con menos tendencia a absorber mucha agua y deshacerse. Por supuesto, la mayor proporción de aceite (40%) es el de oliva, que utilizo siempre como aceite base.

Esta vez también he añadido aceite esencial de lavanda; la proporción habitual para esta cantidad de jabón serían unos 30 ml, pero he añadido sólo 20 ml porque no me gustan las fragancias fuertes, y mucho menos en el afeitado diario. El aceite esencial es opcional, y la verdad es que por aquí es bastante caro (tanto como 20 euros por 10 ml) aunque en tiendas online se puede encontrar por precios muchísimo más bajos. En todo caso, debe ser aceite esencial puro de lavanda (Lavandula angustifolia), y no productos como los que se utilizan para quemadores de aromas, etc. Leer el resto de esta entrada »

La Ronda #14: Invitación a la mezcla

Llegó de nuevo el momento de La Ronda, de la mano de Delirium, y tras dejar pasar demasiados trenes, la retomo con una humilde aportación de cocktails basados en cerveza, la mayoría bien conocidos.

En realidad no soy muy amigo de mezclar cerveza con otras bebidas, pero propongo la siguiente lista compuesta por algún combinado propio, y otros que he visto pedir en alguna ocasión.

  • Cerveza con tequila: bastante abominable, lo pongo por puro completismo, por que ocasionalmentelo he visto pedir. Es el típico combinado que yo nunca reconocería haberlo pedido, si hipotéticamente lo hubiese hecho, que no se ha dado tal caso :D
  • Submarino: Murhpy‘s con un chupito de whisky sumergido, con vaso y todo. También bastante abominable, especialmente si el whisky es Jack Daniels…
  • Submarino amarillo: Adelscott con chupito de Laphroig sumergido. Una auténtica carga de profundidad de turba y humo. Abominable al cuadrado: mejor tirar la cerveza por el desagüe, y disfrutar tranquilamente de la copa de Laphroig :)
  • Eku 14: cocktail en el que se mezcla a partes iguales Eku 28 con una lager continental bien lupulada. Originaria del día en el que compré por primera vez un par de botellas de Eku 28, y resultó ser tan dulce que fui incapaz de beberla entera en su estado original, sin adulterar. Mezclada con otra birra está decente.
  • Pika / Lejía: tradicional bebida apagased, refresco de limón y cerveza a partes iguales. Muy útil cuando del tirador del bar emanan brevajes de difícil asimilación en estado puro.
  • Cerveza verde: se añade una pequeña cantidad de curaçao azul a una cerveza muy ligera, tipo Coronita. Si queremos hacerlo con una cerveza más sabrosa, se puede usar una gota de colorante alimenticio azul, pero creo que ya no podríamos llamarlo cocktail.
  • Black & Tan: este es realmente el único combinado de cerveza que disfruto, es un gran invento. Stout y Bitter a partes iguales, pero servido formando dos capas: bitter en el fondo del vaso, y stout en la mitad superior. De esta forma comienza con un sabor amargo y torrefacto, que aproximadamente al llegar a la mitad de la pinta va cambiando, hasta terminar en un sabor más ligero y aromático. Una de mis mezclas preferidas es Guiness con cualquier ESB británica, aunque Guiness con Bass de botella tampoco está mal. Prometo dedicarle un post en el futuro.

Recientemente nos reunimos varios amigos cerveceros para hacer una cata informal de brevajes que nos trajo Aitor de Bélgica (¡gracias de nuevo!); propongo hacer una recopilación de los cocktails más interesantes que salgan en La Ronda, e intentar replicarlos en una próxima quedada :)

Veremos que sale. Hasta entonces, ¡salud y buena cerveza!

Actualización: ¡Delirium ya ha pagado la ronda!