Jabón Artesanal

por Skinner

Hola amiguitos y amiguitas. En la lección de hoy aprenderemos a hacer jabón casero, siguiendo una versión adaptada a la actualidad basada en métodos ancestrales.

Acerca del origen del jabón, aparentemente comenzó a elaborarse con una fórmula similar a la actual alrededor del Siglo XV, aunque se llevan utilizando diferentes ungüentos semi-jabonosos basados en grasas y aceitas para la limpieza y aseo personal desde épocas anteriores al antiguo Egipto. Yo considero jabón a un producto creado a partir de la mezcla de un álcali (normalmente potasa o sosa cáustica) y aceites o grasas; seguramente muchos de los productos que se usaban como tal no cumplían la definición estricta de jabón, pero si que hacían la misma función, que es lo más importante al fin y al cabo.

En este post voy a explicar por encima qué es el jabón, y como hacerlo en casa con muy pocos medios y una receta muy sencilla y económica. Es una manera entretenida de pasar una tarde, y tendremos jabón para mucho tiempo.

Antes que nada no puedo evitar recalcar que conocer el origen del jabón está bien, pero este es un mundo moderno: ¿por qué matar un cerdo y hundir su tocino en cenizas vegetales, si conocemos la reacción que genera el jabón a partir de las grasas y álcalis, sin desperdiciar tiempo y recursos? Sigue siendo jabón artesanal, al gusto de cada cual, y considerablemente más puro (¡y sin olor a panceta!)A continuación voy a comentar algunos aspectos me parecen interesantes acerca del jabón; si no te interesan en absoluto, puedes salta directamente a la receta (pero no sabes lo que te pierdes, si no se comprende un proceso las posibilidades de mejora son casi nulas).

¿Qué es el jabón?

El jabón es el resultado de la reacción de un álcali fuerte (base fuerte) con ácidos grasos (aceites y/o grasas vegetales, por ejemplo); a este proceso se le llama “saponificación“.

No se si es estrictamente correcto, porque mis conocimientos de química son limitados, pero yo considero que el jabón es una Sal de Ácido Graso. O sal de grasa. Al fin y al cabo, si mezclas un álcali fuerte (NaOH) con un ácido fuerte (HCl), obtienes agua y sal (NaOH + HCl -> NaCL + H2O); en este caso, y de forma similar, obtienes glicerina y jabón (NaOH + ÁcidoGraso -> Na-AcidoGraso + Glicerol).

En la figura superior se pueden ver gráficamente como una molécula de grasa sumada a sosa cáustica reaccionan para crear una molécula de jabón (sales de sodio de los ácidos grasos), junto con glicerina.

Los aceites y grasas están formados por la unión de ácidos grasos y glicerina; durante la saponificación se separan los ácidos grasos (de los cuales surje el jabón) y la glicerina. Cuando el jabón se realiza utilizando procesos industriales, se obtiene separadamente la glicerina y el jabón puro; en cambio cuando en casa hacemos “jabón artesanal”, realmente se trata de jabón con cierta proporción de glicerina, que no se puede separar fácilmente. Esto no supone ningún problema, y de hecho la glicerina se añade habitualmente de nuevo a los jabones industriales porque se utiliza en la industria cosmética como emoliente e hidratante..

¿Por qué limpia el jabón? ¿Cómo funciona?

Las moléculas de jabón tienen un extremo hidrófilo (cola) y otro extremo lipófilo (cabeza). Si mezclamos vigorosamente agua jabonosa con grasa, esta última se separará en pequeñas gotitas que quedarán rodeadas por moléculas de jabón: la cabeza (lipófila) de cada una de las moléculas de orienta hacia la grasa, y la cola (hidrófila) hacia el agua. A esta disposicion se la denomina micela.

Micela: molécula de grasa separada el agua por moléculas de jabón (ver las cabezas y colas).

Todos sabemos que si tenemos las manos manchadas de grasa e intentamos limpiárnoslas sólo con agua, no vamos a conseguir más que quitar la capa más superficial de la grasa; el resto quedará pegada a la piel, porque el agua no se mezcla con la grasa y es incapaz de separarla de la piel (o de una prenda, etc.). En cambio, si usamos agua jabonosa, el jabón rodea a las gotitas de grasa y las mantiene en suspensión en agua (a esto se lo suele denominar “emulsión“), desprendiéndose con facilidad bajo el grifo (o en la lavadora).

Pasos a seguir para hacer jabón

Ingredientes típicos: sosa cáustica (droguerías), aceites vegetales (supermercados) y agua.Utensilios típicos: olla, cuchara no metálica, recipientes no metálicos, batidora (opcional),Un resumen de los pasos que hay que seguir para hacer jabón son los siguientes:

  1. Idealmente hay que usar gafas y guantes de protección . Yo no utilizo nada de esto, símplemente hago las cosas con cuidado. Pero debes saber que la sosa cáustica es muy corrosiva.
  2. Mezclar los aceites que se vayan a usar en una olla y calentarlos hasta 40-45 ºC.
  3. Disolver la sosa cáustica en agua, dentro de un recipiente no metálico (plástico resistente, vidrio, cerámica, etc.). Al disolverse se calienta. Dejar que se enfríe hasta 40-45 ºC.
  4. Incorporar los aceites calientes a la solución de sosa y agua. La forma ortodoxa es incorporar la sosa a los aceites (base sobre ácido), pero yo lo hago al revés. Hacedlo bajo vuestra propia responsabilidad.
  5. Revolver la mezcla hasta que reaccione y forme una crema espesa. Haciéndolo con batidora se tarda unos pocos minutos, a mano puede tardar más de una hora. Se suele decir que el jabón está listo cuando al gotear con una cuchara (¡no metálica!), queda un rastro bien visible sobre la superficie.
  6. Verter la crema de jabón en moldes, o en un recipiente rectangular para cortarlo con posterioridad.
  7. Tras reposar el jabon 24-48h, desmoldarlo y cortarlo en pastillas.
  8. Dejar que repose durante al menos 4 semanas antes de utilizarlo.

Un apunte importantes es que las cantidades se suelen dar en unidades de peso (gramos), y no de volumen. Es decir, hay que pesar el aceite. Una botella de litro de aceite de oliva suelen ser unos 900 gramos aproximadamente. Es importante pesar todo con precisión, y muy especialmente la sosa cáustica, para no echar más de la cuenta. Hay pesos electrónicos muy baratos que indican el peso con una resolución de un gramo: creo que es una sabia inversión, y sirven para muchas otras cosas.

Una receta sencilla

Ingredientes

  • Aceite de Oliva: 1.800 g (dos botellas de 1 litro aproximadamente)
  • Sosa cáustica: 230 g
  • Agua: 550 g

Elaboración y Notas

Seguir los pasos indicados anteriormente.

Es muy suave y hace muy poca espuma. Ideal para pieles delicadas.

Una receta un poco más elaborada

Ingredientes

  • Aceite de Oliva: 1800 g (dos botellas de 1 litro aproximadamente)
  • Aceite de Palma: 225 g
  • Aceite de Coco: 225 g
  • Sosa cáustica: 300 g
  • Agua: 700 g

Elaboración y Notas

Seguir los pasos indicados anteriormente.

Es un jabón más cremoso y que hace más espuma, a la vez que sigue produciendo una barra compacta y duradera que no es agresiva para la piel.

Una receta muy espumosa

Ingredientes

  • Aceite de Coco: 1800 g (dos botellas de 1 litro aproximadamente)
  • Sosa cáustica: 310 g
  • Agua: 550 g

Elaboración y Notas

Seguir los pasos indicados anteriormente.

Hace muchísima espuma, incluso con agua salada.

Jabón de Oliva y Coco (pastillas amarillas) y de Oliva y Leche (pastillas color salmón).

Mitos y magufadas

La fase lunar, la época del año, las conjunciones de astros, santiguamientos, rezos y oraciones no afectan al resultado final.

El jabón tampoco se “corta” si lo revolvemos todo el rato en una dirección y luego cambiamos la dirección de rotación. De hecho, en mi humilde opinión cuaja más rápido, porque al cambiar la dirección de giro ayudamos a homogeneizar la mezcla más rápidamente.

Y, por supuesto, no sale mejor si removemos a mano que si usamos batidora. El hecho de evitar el uso máquinas en el proceso no lo hace mejor, ni más natural. La capacidad para utilizar herramientas fue un momento clave en la evolución de los homínidos; no involucionemos un millón de años atrás, por favor. Usando la batidora recortamos el tiempo de la fase más pesada de la elaboración (cuello de botella) en un orden de magnitud, y el resultado final suele ser más homegeneo, cremoso y satisfactorio. Así podemos invertir más tiempo en otras gratificantes tareas.

Enlaces de interés.

Majestic Mountain Sage Lye Calculator: un formulario genial para hacer tus propias recetas en un momento.

Miller’s Homemade Soap Page: mucha información y recursos, aunque no toda la información está contrastada (¡alerta magufa activada!)